Manast LL

MANAST LL

La estrella en auge que está rompiendo los códigos de la música francesa

MANAST LL

La estrella en auge que está rompiendo los códigos de la música francesa

Cuando la revista estadounidense de hip-hop "The Fader" sacó su portada de julio, mucha gente se preguntó: "¿Y ese quién es?" Frente a un fondo en violeta pastel, chocando los puños y con el pelo peinado hacia atrás se alzaban los PNL, dos hermanos de los suburbios de París. En solo dos años, el dúo ha lanzado tres álbumes, el último de los cuales (Dans la Légende) ha recibido el disco de diamante al vender más de 500.000 copias únicamente en Francia. Tras de varios años cosechando éxitos en su país natal, el mundo entero está comenzando a fijarse en la nube de ensueño del rap que es su primer éxito, "Le Monde Ou Rien".

Los PNL no son más que un ejemplo de una nueva generación de artistas franceses que están comenzando a captar la atención del panorama musical del país con su atrevida experimentación y una gran dedicación desde sus raíces. El rap francés, que en otro momento fuera considerado como el verdadero y crudo sonido de la calle, tiene ahora una nueva y colorida visión; repleto de energía, emoción, gancho y una batería de nuevas influencias. Y lo que es más importante, su popularidad ha subido como la espuma entre el público. Un rapero parisino, MHD, ha pasado de repartir pizzas a actuar frente a 65.000 personas en solo 18 meses. Y eso sin mencionar a estrellas como Marseille's Jul y al simpático rapero Nekfeu.

Una de las estrellas emergentes de esta nueva generación es Manast LL', que no proviene ni de París ni de Marsella como la mayoría de las estrellas francesas, sino de una pintoresca ciudad central bañada por el río Loira llamada Orleans. En los últimos cinco años, ha conseguido abrirse paso con su estilo sensual de rap cantado y sus letras contemplativas acerca de aventuras a altas horas de la noche y amores perdidos. El single "Sookah", que publicó el año pasado y que se lanzó por primera vez en Pigeons & Planes, encarna la estética de Manast: una pista dispersa e hipnótica que oscila entre el rap y el pop, entre el romance y la lujuria.

  • Manast LL
  • Manast LL
  • Manast LL

Nos reunimos con él una tarde en las oficinas de New Era en Londres, antes del espectáculo en directo en el hotel Ace en Shoreditch. Manast lleva unas gafas con lentes rosadas y una camisa verde con estampados abstractos, y tiene los modales tranquilos pero mesurados de un sabio con cuerpo de joven.

 "El problema de Francia es que es un país conservador", me cuenta. "La gente no tiene la mente abierta; tiene miedo de lo que desea y de ser quien quiere ser. Eso es lo que hace que la nueva música francesa sea tan interesante, porque rompe todos los códigos. Hay raperos que hablan de sentimientos, sobre mujeres, de cómo se criaron... incluso hay raperos andróginos cuando antes no había nada de todo esto. La cultura francesa se mueve".

Manast es un tipo atento. Durante nuestra charla a menudo se va por las ramas para contar por qué hace poco que se ha decidido comer menos carne, y sobre sus teorías sobre lo que el azúcar está haciendo con nosotros. Cree que hoy en día todo está hecho un desastre, desde la comida a Internet y la política. Y esto le ha inspirado para centrar su arte en aquellas cosas que no son superficiales ni materiales, sino "cosas reales", lo que de verdad importa.

Quizá parte de la culpa la tenga su educación. No se crió en la ciudad, creció en la campiña francesa en un pueblo entre dos proyectos, rodeado de caballos, gallinas y campo abierto. "En la actualidad nos hemos olvidado del lugar del que venimos", afirma. "Creo que hay gente que solo ve grandes edificios, coches y contaminación". Nunca han visto un bosque en condiciones ni saben lo diferentes que son los colores de la naturaleza con el cambio de las estaciones. Yo sé de donde vengo y eso me hace tener los pies en la tierra".

Esto no quiere decir que su niñez fuera todo hojas de otoño y luz del sol. Manast tiene ascendencia congolesa, y dada la naturaleza rural de su hogar en el centro de Francia, él y su familia eran los únicos habitantes negros de toda la región. Todo esto aumentó cuando él y su hermano fueron al colegio y comenzaron a experimentar de primera mano los prejuicios de los otros niños de su generación.

Manast era un niño tímido, que no hablaba demasiado. Le gustaba más el baloncesto que tener popularidad en la escuela, y su interés por el deporte enseguida hizo que se interesara por la cultura estadounidense. De un día para otro se hizo trenzas y comenzó a vestir pantalones anchos, empezó a escuchar a raperos estadounidenses como Chingy, UGK y Mike Jones y a crear su propia música. En su trayectoria como artista ya ha captado la atención de la icónica discográfica Kitsune y de Sam Tiba, del dream team de la producción francesa Club Cheval.

En la actualidad, fichado por La Ligne Bleu (una cooperativa de mánagers, fotógrafos, músicos y directores y cuyo logo se ha tatuado Manast en el cuello), 2017 se le presenta cargado con mucha acción, con un EP y un recopilatorio que saldrá en cuestión de meses. Primero salió 42 Stories: un EP complejo e intenso que desenmaraña recuerdos fragmentados de relaciones pasadas. Lo hizo con un grupo de productores durante un verano que pasó en el campo y junto a la piscina en Saint Etienne.

 "El amor es lo más importante que tenemos como humanos. Es lo único que une a la gente".

Manast LL

El recurrente tema del amor en su música y como su sello artístico es verdaderamente importante para él. El amor, o al menos su búsqueda o su rechazo, está presente en prácticamente todo su trabajo. Forma parte incluso de su nombre (las letras "LL" de Manast LL hacen referencia a "live love"). "Ese es mi mantra", me confiesa. "El amor es lo más importante que tenemos como humanos. Es lo único que une a la gente".

A mediados de 2017 lanzó de la nada Shawty's Lov Samples, un recopilatorio espontáneo y experimental creado con el productor francés Blase que suena como si el futuro hubiera pasado un verano en París. El recopilatorio creado con La Ligne Bleue, Bleue Vol.1, se lanzó el 31 de enero. Se intuye claramente su influencia estadounidense que prevalece en todas las pistas de Manast, incluso en sus letras, que siempre escribe en inglés.

"Cuando la gente me pregunta que por qué rapeo en inglés a pesar de ser francés siempre respondo que a un pintor italiano no se le pide que pinte solo en rojo, verde y blanco porque sea italiano. Es natural porque escucho música estadounidense.

Para Manast este flamante nuevo interés por la música francesa en todo el mundo ha sido muy patente en los espectáculos. "Ahora hay más personas que nunca cantando mis canciones", indica. Y con un nuevo single titulado "What You Saying" acabado de salir, está más emocionado que nunca por lo que esta nueva generación de artistas franceses es capaz de lograr. "Ahora hay más confianza y aceptación que nunca. "La gente se siente libre de decir lo que quiere, y eso hace que nuestra música sea cada vez más auténtica".

Echa un vistazo al último single de Manast aquí